Exposición: “Durmientes” – Armando Ruiz

Inauguración: jueves 26 de noviembre

Hora: 6:30 p.m.

Lugar: Galería la otra (Facebook live)

DURMIENTES

Registro fotográfico de Armando Ruiz.

Caminar la calle desprevenido, recorrer el centro de las ciudades como Barranquilla, Medellín, Cúcuta, Porto Alegre o Sao Pablo, llevando el teléfono para fotografiar la vida, ha sido la intención de Ruiz por varios años como artista. En el encuentro con el otro, aquel que está en la esquina, en la acera, o en el borde de algún local, con aquellos que no están en transito como él.

Ellos, los que habitan la calle y viven en ella la hacen su lugar. A diferencia de lo que dice Marc Augé sobre los “no-lugares”, aquellos que son de tránsito para miles de personas, pero donde nadie permanece, los que no tienen suficiente importancia para ser considerados como “lugares”.

En el encuentro con ese otro que está en la calle, ese alguien con quien se topa en el camino y obliga a ser esquivado con el paso que se da para avanzar, ese que se apropia del “no-lugar”; la calle de las grandes ciudades tiene cientos de habitantes que se desdibujan diariamente en el tránsito de quienes no la habitan, ante los ojos de los transeúntes.

El miedo que ronda siempre la humanidad de quienes están en tránsito, es no tener un lugar donde permanecer, por consiguiente, una situación compleja y constante que aborda al artista en una reflexión sobre quienes la habitan, de qué manera llegan a vivir ahí y cómo se hacen parte del paisaje, piensa en ellos como en una pesadilla que lo asalta con frecuencia.
Quien inmigra está sujeto en muchas ocasiones a temer quedar perdido en la calle, no tener un lugar donde llegar y quedarse, no reposar dignamente el sueño y el cuerpo para levantarse al día siguiente. Venir de otro país, llegar de otra ciudad abre un vacío que queda en el pensamiento y baja al corazón.

Como estampados e impresos en el paisaje de cemento, las formas de sus cuerpos abrazan cada pedazo de ciudad quedando casi invisibles para muchos de los transeúntes que la recorren. Ver al que se encuentra en la calle más que dormido, es ver una realidad aumentada de luchas ocultas y vidas difusas, caminos que se cruzan en líneas trazadas por las dinámicas de la urbe.

Una situación compleja de múltiples razones, seres en blanco y negro como matiz de una vida circunstancial, casi exclusiva de muy pocos que buscan una identidad con el entorno, perdidos en una nebulosa gris con una comunicación más artificial.

Las fotografías nos confrontan permanentemente con la vida y la humanidad de quienes en la calle como durmientes están, una palabra que enmarca una condición de quienes a diario buscan ese pedazo de lugar para reposar. Buscar seguridad, abrigo y reposo es lo que en cada una de ellas deja a través de sus personajes interpelar el pensamiento para evidenciar una realidad.

Natalia Botero, fotógrafa.